Por qué de barro

Todos sabemos, que la cocina de la abuela es la más sabrosa, la que mejor sabor tiene, la cocinada sin prisas. Gran parte de culpa es sin duda, al uso de ollas de barro para su preparación.

A continuación detallamos algunas de las ventajas que tiene el cocinar con este tipo de piezas

VENTAJAS DE COCINAR EN BARRO

  • Teniendo en cuenta que su uso es bastante esporádico, debido en parte a la falta de tiempo que toma cocinar con ellas, hacer una buena elección en el momento de la compra nos permitirá disfrutar al máximo de un método de cocción con el que obtendremos platos sabrosos y llenos de tradición.
  • Pocos saben que las ollas y fuentes de barro sirven en cualquier cocina, y se pueden llevar de la llama al horno sin problema. En LA CAZUELA DE BARRO los productos que se encuentran a la venta, además de libres de metales pesados, son aptos para su uso en microondas, horno, vitrocerámica, cocina eléctrica, gas, lavavajillas y congelador y previo a su uso podemos realizar la técnica de “curado”.
  • Una de las ventajas de las ollas de barro es su porosidad y su capacidad para permitir que el vapor excesivo se escape y se mantenga el grado de humedad necesaria para que los alimentos se cuezan mejor.
  • Son idóneas para la elaboración de comidas tradicionales, la preparación de alimentos de una forma lenta, como los guisos con legumbres,  estofados de carne y verduras, que necesitan de 2 a 3 horas de cocción.
  • También son excelentes sobre todo para cocciones en seco, con muy poca agua o al horno, como el cochinillo, el cordero y también los arroces.
  • En general, los alimentos cocinados de esta forma se perciben como más sabrosos y además no se agarran ni pegan.
  • Se recomienda el uso de fuegos de mayor diámetro que el diámetro de la cazuela de barro que vayamos a utilizar. Las ollas de barro se calientan en su totalidad por lo que debemos tener mucho cuidado en su manipulación. Esta es una de sus ventajas ya que, al igual que otros sistemas tradicionales, como los hornos holandeses, la cocción es más uniforme debido a las temperaturas que se alcanzan no solo en el fondo sino en los laterales y la tapa.
  • Mantienen el calor durante largo tiempo.
  • Es cierto que pueden resultar un tanto pesadas y frágiles, para lo cual debemos reservarles un hueco específico en nuestras alacenas y cuidarlas para que se conserven en buenas condiciones.

MEJORAR EL RENDIMIENTO

En las ollas de barro podemos cocinar prácticamente cualquier alimento pero debemos tener en cuenta algunos pequeños trucos que mejorarán su rendimiento:

  • Calentar lentamente y a fuego suave para subir progresivamente y no colocar sobre el fuego fuerte directamente, tampoco nunca excediendo el 50% de la potencia de calor.
  • No colocar nunca la cazuela de barro vacía sobre el fuego o conteniendo alimentos congelados o demasiado fríos ya que el cambio de temperatura puede provocar el agrietado.
  • Al alcanzarse temperaturas altas y mantenerse tan fácilmente en estos recipientes, es conveniente apagar el fuego antes de finalizar la cocción ya que esta se completará con el propio calor que mantiene el barro.
  • Una vez completada la cocción conviene no colocar directamente sobre una superficie fría (mármol, granito o encimeras de otros materiales). Lo más adecuado es colocar sobre una tabla de madera o un soporte para platos calientes.
  • Para evitar el peligroso contraste de temperaturas tampoco debemos lavar los utensilios de este material cuando aún están calientes, mejor esperar a que se enfríen.
  • Al tratarse de un material poroso es conveniente reservar unas para las preparaciones saladas y otras para las dulces, con el objeto de evitar cierta transferencia de sabores.
  • Lavar con agua y jabón y no usar estropajos o esponjas metálicas que puedan dañar la superficie.